Bono social

Conozca a quienes aplica este beneficio



Bono Social

¿A quién aplica?

Como es bien sabido, el bono social creó con la idea de favorecer en un sentido económico a ciertos consumidores del servicio eléctrico y que además cumplieran con ciertas condiciones sociales, además de consumo y de poder adquisitivo los cuales son determinados por la Administración. Mientras no se desarrolle el principio de renta mencionado, de forma transitoria, y, de acuerdo con la disposición décima de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, tienen derecho al beneficio del bono social, los suministros de los consumidores que, siendo personas físicas en su vivienda habitual cumplan los siguientes requisitos:

    Poseer una potencia contratada inferior a 3 kW en su habitual vivienda. Estos consumidores tienen derecho a optar por el bono social. Por lo que los comercializadores de último recurso empezaron a aplicar el bono social de manera automática a partir del 1 de julio de 2009, todo esto tomando como base la información que tenían a disposición las empresas distribuidoras en sus bases de datos.

    Debe tener sesenta o más años de edad y además, debe ser pensionista del Sistema de la Seguridad Social por motivo de jubilación, por incapacidad permanente y también viudez, percibiendo por dichos motivos la cuantía mínima vigente en cada momento para estas diferentes pensiones, con respecto a los titulares con cónyuge a cargo o a los titulares sin cónyuge que viven en una unidad económica unipersonal.



Otros requisitos

    Debe tener sesenta años de edad y además debe ser beneficiarios de pensiones del extinto Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez y también de pensiones no contributivas de jubilación e invalidez.
    Ser una familia numerosa. De igual forma, tienen derecho al bono social, los consumidores que estén correctamente acreditados como una familia numerosa, lo cual está establecido en la Ley 40/2003 de noviembre, referente a la Protección a las Familias Numerosas.
    Pertenecer a una unidad familiar en la cual todos sus miembros se encuentren en situación de desempleo o todos los miembros en paro.
    Son considerados en situación de desempleo aquellos solicitantes y también miembros de un núcleo familiar, que, sin tener la condición de ser pensionado, no realicen actividad alguna que sea de índole laboral ya sea por cuenta ajena o propia.

Por eso

Para tramitar el bono social, el consumidor deber realizarlo ante una empresa comercializadora, que sea de referencia y sobre todo antes de último recurso, a través de la solicitud y el escrito de declaración responsable que correspondan, tomando en cuenta los modelos que han sido establecidos por la Resolución de 26 de junio de 2009, perteneciente a la secretaría de Estado de Energía.
Luego, la empresa se encargará de que tanto los datos de la solicitud, como de la documentación aportada sean realmente válidos, una vez que se complete la acreditación se dará inicio a la facturación del bono social en la factura más próxima a dicha fecha.
Aquellos suministros que, poseyendo una potencia contratada inferior a 3 kW, no hubieran pasado en automático a partir del 1 de julio de 2009, o se encontraran en ese escenario por alguna otra razón (ya sea por nuevo contrato, cambio de potencia, etc.), deberán entonces acreditar el requisito de vivienda habitual a través de la presentación del certificado de empadronamiento del titular del contrato.
A partir de julio de 2012, y cumpliendo con el Real Decreto-ley 13/2012, aquellas empresas que son comercializadoras de último recurso y que ahora son de referencia, han puesto a disposición de aquello consumidores que fueron aceptados al bono social, un servicio de atención vía telefónica y también un número de teléfono, ambos servicios son gratuitos, para atender las solicitudes de información.